Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Monster Hunting (Jack)

Sentía la presión, tras la conversación con Brian se había dado cuenta de muchas cosas, unas más desagradables que otras, podría decirse que empezaba a sentir que avanzaba un poco en cómo afrontar las cosas que habían pasado, aún se sentía perdida en ese punto medio en el que se está a un paso de lograr sanar un poco, pero a su vez, a una única herida más de ser destruida para siempre. Brian insistía en aferrarse a la idea de que ella "quería ayudar", a pesar de que Gwen había intentado demostrarle un poco de lo que en realidad dormía en su interior, pero este parecía negarse a entenderlo, negarse a ver algo negativo, como si no hubiese suficiente oscuridad en aquel internado como para entender que después de todo lo que había pasado, nada podría volver a ser lo mismo para nadie allí.

Se apoyó en el muro de la azotea que la separaba del vacío, dejando que el peso cayese lentamente sobre sus brazos, mirando hacia la lejanía, era una locura, pensar que estaban allí encerrados cuando el resto del mundo seguía como si nada, supuso que era la misma situación de personas que vivían una vida precaria o incluso en un país en guerra, costaba creer que al otro lado del mundo, o incluso no tan lejos, vivían personas que no habían perdido nada, sin miedo a ser bombardeados, asesinados, secuestrados...

-Nada mejor que un internado lleno de locos para reorganizar las prioridades de tu vida.- Suspiró ante la ironía de la situación, había subido allí porque necesitaba un poco de aire, lejos de la gente, lejos de cualquier influencia social y sobretodo, lejos de estar atrapada por aquellas paredes que cada día se acercaban más, amenazando con tragársela para siempre. Se dio la vuelta para alejarse del bordillo e ir a sentarse en algún lugar y fue en ese momento en donde se dio cuenta de que no estaba sola, tardó unos pocos segundos en reconocerle, y casi unos pocos más en que su nombre saliese de sus labios.- Jack...- Le conocía, claro que le conocía, recordó la primera vez que le había prestado verdadera atención a su existencia, el día de navidad... Las notas... Le recorrió un escalofrío, y se movió un poco hacia delante, sin saber si el chico se había percatado de su presencia o no.
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Lun Sep 12, 2016 4:18 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t358-murdoch-gwendolyn
Locura. Desazón. Aburrimiento. Estupidez.
Hartazgo.
Más locura.

Las gruesas paredes del internado fueron transformándose en cámaras de tortura a medida que las semanas pasaron. El edificio que antes albergaba a alumnos deseosos de aprender, que se saltaban algunas reglas de vez en cuando y pensaban en el mañana como una meta que alcanzar, pronto no existiría más que en los recuerdos de quienes lo habitaron. Correr por los pasillos con los brazos cargados de libros rumbo a una clase que ya estaba empezada, antaño conseguía que los chicos perdiesen el aliento y tuvieran la sensación de haber recorrido varios kilómetros. En esos momentos, cuando la luz que se colaba a través de las ventanas bañaba a los jóvenes, lo que muchos sentían no era más que agobio, pavor y deseos de desaparecer.
Jack incluido. Un Jack que creía a pies juntillas que se encontraba en el punto de no retorno entre su lógica y la locura; entre el raro que un día fue y el desquiciado en el que estaba a punto de convertirse.

El muchacho estaba en la azotea, para variar. Aburrido, cansado de no hacer nada y tarareando mentalmente una canción italiana cuya letra ya no se veía capaz de reproducir. Y eso que había llegado a ocupar una buena posición en su lista de canciones favoritas. Llevaba varias semanas sin fumar, aunque no lo echaba de menos. El que las clases hubieran sido canceladas y no tuviera nada que hacer habían atrofiado su cerebro. Siempre necesitaba sentirse ocupado para no pensar en nada que desequilibrase su balanza, y desde hacía un tiempo no hacía otra cosa que no fuera pensar. En todo, en nada, en cosas que no venían a cuento y con las que no simpatizaba. En muerte, destrucción y recuerdos que lo quemaban por dentro.
En fin, pensamientos que comenzaban a arrasar con su paciencia y estabilidad. Se había acostumbrado al dolor ajeno y a ver tristeza en los rostros que se atrevía a mirar. Jack odiaba estar allí. Odiaba sentirse atrapado y no poder plantar cara a los problemas, pero se sentía demasiado cansado para actuar. O, quizá, a esas alturas ya no necesitase plantar cara a nada.
Quizá se había encerrado en la fortaleza que llevaba dentro y no lograría salir más, como ocurre con las personas de su condición. Ya no escuchaba a su madre dictarle las reglas de comportamiento básico que las personas normales seguían; las que los psicólogos siempre habían pretendido que convirtiese en su manual de cabecera.

Jack ya no era Jack. Era “ese”, un ser que sobrevivía muerto de aburrimiento e imaginando que nadie más existía. Alguien que no sabe comportarse, socializar o empatizar con las personas.
Alguien solitario. Alguien que siempre fue pero que no quería ser.

Tú eres la niña de la ropa interior rosa, ¿no? —sus palabras fueron una respuesta totalmente inadecuada, pero actuar con el piloto automático puesto jamás deja buenos resultados. Había ignorado a Gwendolyn cuando entró a pesar de que la había visto, pero respondió a su llamamiento sin moverse de la esquina en la que estaba sentado. La miró de reojo antes de volver a apoyar la cabeza contra la pared, cerrando los ojos para disfrutar del viento que daba de lleno en su rostro. En su fuero interno sabía que aquel no era un buen saludo. Que estaba siendo socialmente incorrecto. Pero le dio igual. La canción italiana le parecía más importante que fingir que podía ser amable o normal.
Publicado por Jack A. Hudson el Sáb Sep 24, 2016 12:18 pm



Run, you clever boy, and remember:



Before...




After...


avatar
sexto curso
Jack
424
478
Amadeus Serafini
I know I could have been a better man. I always had to have the upper hand. I’m struggling to see the better side of me but I can’t. Take all your jabs and taunts. You’re pointing out my every fault and you wonder why I walked away.
sexto curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t241-hudson-john-jack-
No conocía a Jack personalmente, pero le quedaba claro que no era una personas fácil de analizar, su padre le había enseñado con 10 años a reconocer las posibles señales que lanza de forma inconsciente un psicópata, un mentiroso compulsivo, incluso un esquizofrénico, cosas "útiles" para un abogado y que según él, también lo eran para una niña de esa edad, por lo que Gwen a veces intentaba usar sus conocimientos para intentar sacar algo en claro de la personalidad de una persona retraída, sin embargo Jack no había dejado que viese nada más allá de un chico asocial, cuyo mecanismo de defensa era el sarcasmo, eso era todo lo que podía saber de él, eso, y que...

-Pareces tener una extraña obsesión con entrar a mi cuarto y con mi ropa interior.- Terminó su pensamiento en voz alta, casi agradecía aquel ambiente, le hacía sentir que no todo era tan serio, que la gente a su alrededor no moría, era torturada y desparecía, al menos por unos instantes, Jack le hacía sentir que volvía a antes de navidad, donde podía usarse el sarcasmo y sentir un ambiente desenfadado.- A pesar de que jamás has visto ninguna de las dos cosas. ¿O sí?- Recordó que la nota resultó estar en su puerta, y ni siquiera estaba segura de tener ropa interior rosa, en un tiempo pasado, quizás unos días atrás, habría comenzado a especular sobre si Jack realmente estaba involucrado en las desapariciones, si quizás, realmente si que había estado en su cuarto, si había tenido que ver con la nota, pero esos días, estaba demasiado agotada, prefería simplemente ir por ahí, tentando a la suerte, esperando que se la llevasen también junto con su hermano, ya no perdía su tiempo en intentar saber quién había sido, para ella, todos eran culpables, todos eran sospechosos, pero no podía hacer nada, simplemente esperar, esperar que sus movimientos en la organización le saliesen caros de una forma u otra, solamente esperaba que, muerta o no, pudiese cumplirse la promesa que hizo silenciosamente a Nate y Brennan antes.- ¿Qué haces aquí arriba solo? ¿No tienes miedo de que por "accidente" alguien te empuje y "casualmente" aparezcas muerto junto con los demás? Que yo sepa, no tienes amigos, así que no nadie va a llorarte o no puede haber desaparecido nadie que te importe... No veo ninguna razón para que estés melancólico, más allá de tu propio estado de "emo" permanente... ¿Está todo bien?- En el fondo, muy en el fondo, la Gwen que disfrutaba de los comentarios ácidos, y que por apariencias, jamás pudo soltarlos a las personas que realmente quería, se sentía como si aquel momento fuese la mejor parte que iba a haber en todo el día. Si Jack de pronto sacaba una katana y la mataba con ella en aquel momento, el último pensamiento de la chica habría sido "Fuck it, valió la pena".
Publicado por Gwendolyn P. Murdoch el Lun Sep 26, 2016 6:19 pm



You can't choose what stays and what fades away:


If brokenness is a form of art I must be a poster child prodigy.:



avatar
tercer curso
Gwen
227
319
Elle Fanning
Maybe we feel empty because we leave pieces of ourselves in everything we used to love.
tercer curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t358-murdoch-gwendolyn
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.