Últimos temas
» ▲ Inscripciones a la TGF
Dom Nov 06, 2016 9:33 pm por J. Nate Seeber

» More than Blood —PRIV. Elliot Rhodes
Dom Nov 06, 2016 4:23 am por Elliot Rhodes

» Noche sin estrellas.
Sáb Nov 05, 2016 8:51 pm por Brian Downer

» Friendly fires — Isak
Lun Oct 24, 2016 12:05 am por Isak T. Bruhn

» ▲ Petición de rol
Sáb Oct 22, 2016 11:27 am por Brian Downer

» Darling, SO IT GOES (BRIAN)
Sáb Oct 22, 2016 10:56 am por Brian Downer

» Pared Pintarrajeada [MT#3]
Jue Oct 20, 2016 12:08 pm por M. Yvette Gunnhild

» 2 – 9 – 8 – 3 – 2 [MT#3]
Miér Oct 19, 2016 9:46 am por M. Yvette Gunnhild

» Something happened [Xavier R.]
Mar Oct 18, 2016 9:15 am por Benjamin Lewis

» Power [Benjamin & Mathias]
Lun Oct 17, 2016 6:43 pm por Benjamin Lewis

» ▲ Desbloqueo de tramas
Lun Oct 17, 2016 10:03 am por M. Yvette Gunnhild

» Wildfire
Dom Oct 16, 2016 11:09 pm por Xavier D. Rhodes

Afiliados del Foro
Afiliados Hermanos - 6/6
Directorio - 6/6
Afiliados Elite - 33/33 - Última Limpieza: 24 de septiembre - Cerrado

Illuminated

—¿Disculpe? —buscó la joven llamar la atención del bibliotecario parada frente al escritorio que le correspondía. Hacía varios días había tomado un libro y tras extraer todo lo que creía necesario estaba dispuesta a regresarlo y coger otro, pero no había encontrado el segundo volumen y necesitaba que el señor se dedicara a hacer su trabajo.

Habían pasado sus días desde que había comenzado a ampliar aún más sus conocimientos de medicina más allá de lo que Marina le había enseñado, necesitaba una base teórica y fundamentos. Alguien debía de reconocer lo aplicada que se había vuelto, sus lecturas las hacía con un cuaderno a su lado dispuesta a guardar todo aquello que creía necesario y útil para poder repasarlo en otro momento. En esos días no había salido a correr y sentía que el estudio era el resumen de su vida. El tema le interesaba, pero creía que era aburrido en algunas ocasiones, más al no estar acostumbrada a pasar tanto tiempo de lectura. Incluso ella misma se sentía más culpa al ampliar sus conocimientos y hambrienta por conocer más. Quería completar su cuaderno hasta su última hoja antes de ponerse a estudiar cada palabra que escribía en él. Y no era tan ilusa de creer que todo entraría en un cuaderno, pero primero tenía que completar las ochenta hojas en blanco.

Ya se reiría de aquellos que osarán llamarla rubia tonta cuando necesitarán una ayuda que ella podría brindar. Grace volvería a ser importante, a ser relevante. Ya el internado no tenía la misma pirámide de popularidad, sino que había evolucionado y ahora seguía la filosofía de Darwin, populares eran aquellos que evolucionaban para sobrevivir, y ella sería una. Ella sería una sobreviviente, y sus amigos estarían con ella porque se negaba a dejarlos atrás.

—Buenas tardes, —saludo con fingido respeto una vez que logró hablar con Downer, y no importaba cuanto tiempo hubiera pasado en realidad, para ella había sido una eternidad. Odiaba esperar, por eso llegaba siempre tarde a todos lados, los que tenían que esperar eran las otras personas, no ella. Grace podía tener deseos de ayudar y ser una buena persona, pero sin esas cosas, dejaría de ser quien era— me llevé este libro el otro día y quería un tomo siguiente o cualquier otro libro de medicina —pidió, como podía imaginarse, hablando como si estuviera dando una orden. Ese era el momento en el que, de tener un celular lo sacaría para revisar sus redes sociales y responder mensajes mientras la otra persona hacia su trabajo sin hacer preguntas.
Publicado por Grace L. Edwinson el Dom Ago 07, 2016 1:21 am




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t197-grace-edwinson-id
Bostezó, una y otra vez. Frotó sus ojos con algo de fuerza, y tomó la taza de café que se había entibiado, dando un gran sorbo al líquido marrón. ¿Cuánto había dormido? ¿Había dormido en verdad? Los últimos días habían sido vertiginosos para el bibliotecario que hacía de las veces de un director democrático, votado por el resto de los que lo acompañaban en la dura tarea de sobrevivir a esa pesadillas.

¿Cuál había sido la reacción del joven Downer? Su nombre estaba allí, entre los tres elegidos como representantes para llevar adelante un instituto que se caía a pedazos. ¿Gritar? ¿Llorar? ¿Salir corriendo y pedir clemencia? No. Lentamente asimiló la idea, y con el correr de los días no solo la asimiló, sino también la acaricio y la guardó bajo su manto. Si el resto de sus compañeros y los alumnos habían confiado en él, su deber estaba con ellos y no había espacio para que los miedos interfiriesen con su objetivo: salvar la mayor cantidad de personas y escapar.

Pero entre tanto papelerío, cuentas y datos nuevos, tenía en claro que bien o mal él seguía siendo el bibliotecario de aquel lugar, el que velaba por la seguridad de los libros e impartía conocimiento en cómodas cuotas.

¿Si? —levantó su cabeza para observar a la joven delante suyo. La reconocía, ya no había nadie a quién no reconociese en aquel sitio. —Buenas ardes, señorita Grace. Claro, el tomo siguiente... —rápido dejó su taza de lado y tipeó en el teclado el título del mismo. Hizo una mueca en desaprobación de lo que la pantalla le mostraba. —Dice que alguien más lo tiene, pero que... no la ha devuelto hace más de un mes.

Miró la pantalla algo desconcertado, ¿cómo se le había pasado? Quizá lo tenía algún alumno que había desaparecido. Miró el nombre en la fila de "PRESTADO A": Calliope Catherin Rohmer Dakovic. Sus ojos se fijaron en aquellos pixeles que titilaban rápido, tanto que apenas se notaba su movimiento. Ah, por eso se le había pasado.

Me temo que el libro no está en la biblioteca, seguro debe de haber quedado en su.. cuarto —no sabía como decirlo de manera delicada. ¿Qué iría a hacer? ¿Registrar su habitación acaso? —Quizá si tu... quieres o eres... eras tu amiga puedas encontrarlo tu misma. La alumna es Rohmer... Calliope, Callie —la foto, fue lo primero que le vino a la mente, en donde se la veía herida, y parecía muerta. Si, parecía. A veces tendía a dudar de todo lo que no podía tocar.
Publicado por Brian Downer el Mar Ago 09, 2016 5:36 pm




1º aniversario:
avatar
Líder - Personal
Brian
Alone in the dark.
426
521
James McAvoy
Walking alone in an empty space.
Is there someone in the other side?
Líder - Personal
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t383-downer-brian
Uno se aferra a las costumbres. Se agarra a ellas y se las protege como si se trataran de un niño necesitado. No es algo que se deje ir con facilidad, no cuando tan acostumbrado se está a eso. Grace era una persona de costumbres, desde su infancia le habían recordado cómo caminar en público, como tratar a las demás personas, como moverse, como responder, como ser. Grace se aferraba a eso, de manera inconsciente, pero lo hacía, por más que su actitud fuera otra. Estar ahí en la biblioteca, provocaba que las costumbres salieran a la luz, frunciendo su nariz ante el olor a viejo y el polvo que desprendían los libros cuando eran retirados de sus respectivas estanterías. Su cuerpo estaba rígido, como alguien que sabe que se encuentra en un lugar donde no corresponde, a un lugar donde van a parar los perdedores, como hubiera dicho una de sus amigas del instituto.

Cuando alguien pasó cerca, no pudo evitar agachar un poco la mirada mientras el bibliotecario buscaba que había pasado con el libro que ella necesitaba. Era ridículo, pero era algo que haría hasta perder la costumbre. Nunca resultaba nada bueno de que te vieran en la biblioteca. Había posibilidades de que si resultara algo bueno, pero nunca se sabía, y Grace era de las personas que preferían prevenir que curar. Además de que era una chica muy popular y no quería tener que cortar la conversación de una persona que se acercara para hablar con ella. Mejor era no mantener contacto visual con otras personas y así el silencio prevalecería.

—Puede corregirme si estoy equivocada, pero, ¿acaso no es ese vuestro trabajo? —cuestionó de manera inmediata al escuchar que la mandaba a la habitación de una persona que estaba muerta. Ella no se metería ahí dentro, no creía en los fantasmas, pero si existían ella no los tentaría, y tampoco se lo pediría a Nate, el pobre estaba devastado para hacer algo como eso, y por una razón como la que ella presentaba.

—Como dije, pero puede corregirme, pero usted está a cargo de la biblioteca, debería tomar medidas al respecto, no importa el estado de vida de la persona. ¿Por qué yo tengo que movilizarme a un lugar que no me corresponde por algo que debería poder retirar en este lugar? —agregó mostrando una de sus más duces e inocentes sonrisas. Cuestionar el trabajo de los demás para no hacer trabajo ella, también estaba dentro de una de sus costumbres, pero es que ella no haría algo semejante, alguien tendría que hacerlo por ella y dudaba que muchos se sumaran ante la idea de robarle un libro a un muerto—. Espero que sus intenciones con el internado sean mejores que la administración que mantiene en este lugar, porque sino mucho estaremos decepcionados de haberlo votado.

Ser fría estaba dentro de los parámetros de su manera de ser, pero las cosas pasaban a ser preocupantes en un abrir y cerrar de ojos. ¿Cómo alguien podía permitir que un libro desapareciera en manos de una alumna y luego pretender que sabe llevar todo el internado con lo que está pasando? Había gente muerta, gente desaparecida, y Grace quería mantenerse lo suficientemente alejada de ello, pero era como la política, podía ser corrupta, podía ser criticable desde todos los ángulos, pero es algo que afecta a cada una de las personas, por lo tanto, había que estar atento a las decisiones que tomaban las autoridades y los problemas que eso podía traer al resto de las personas.

—Pero no se preocupes, ¿me puede recomendar algún libro que sea un poco más avanzado que este o que me pueda ser útil? Me sirven libros de medicina, química o biología —agregó enumerando las temáticas que le interesaban para su propia investigación—. Y, ¿cómo es que funciona esto de retirar los libros? No estoy familiarizada con el sistema, está claro que este lugar necesita actualizaciones tecnológicas, su estado roza el delirio.
Publicado por Grace L. Edwinson el Dom Ago 14, 2016 12:40 am




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t197-grace-edwinson-id
"Puede corregirme si estoy equivocada, pero, ¿acaso no es ese vuestro trabajo? "

Brian elevó la mirada nuevamente para observar a la joven parada frente suyo. ¿Ah? fue lo primero que pensó. Continuó manteniendo su concentración en ella mientras acaba de hablar, y concluir que su administración con la biblioteca era deplorable. Era, por seguro, un puñal de mal gusto, sobre todo cuando tal cosa estaba ajena a la verdad. Brian hizo una mueca de intriga, tratando de ocultar su descontento. ¿Acaso no le importaba en absoluto las muertes? ¿Era tan fría o...?

En un segundo algo le alertó. Sabía que los asesinos estaban rondando en el internado y esa actitud de total desinterés le preocupó por demás. No podía creer que una joven así estuviese involucrada, pero había aprendido que las apariencias engañaban y los lobos se vestían de ovejas. Era obvio que luego de esta conversación prestaría más atención a sus gestos, sus acciones y su andar. Quizá estaba profundamente equivocado, pero así como algunos lo apuntaban a él con el dedo por resultar sospechoso (en tremendo acto de equivocación), él también podría pecar de lo mismo. Había entendido que el juego era ese, la desconfianza era su mejor carta.

Señorita Edwinson, desde ya mi trabajo es cuidar de la biblioteca. Pero supuse que sería un tema sensible al nombrar que el libro que necesita está en ese cuarto. Pero bueno, esta tarde puede pasar de nuevo por aquí y se lo tendré listo. Y sobre lo otro... —hizo una pausa. — ... creo que está errada. La biblioteca está perfectamente ordenada, controlada y catalogada. Pretendo, junto a mis compañeros, hacer lo mismo con el instituto —se incorporó un poco para mirarla más de cerca. Realmente no le había gustado esa falta de respeto, sobre todo cuando él era amable hasta con los que no lo merecían. — Comprendo que pueda todo esto no tener un rumbo fijo, y resultar un poco confuso, recién empezamos a acomodarnos, es más, antes de que viniese estaba leyendo sobre el reglamento y demás. Pero bueno, espero poder demostrarlo con el tiempo en las acciones —y añadió, un segundo después. —A las palabras se las lleva el viento.

Se paró y caminó unos pasos fuera del escritorio. Con un gesto de la mano le indicó que le acompañara hasta la fila enfrente a ellos, señalando algunos estantes a la altura de la cintura. Eran todos libros de medicina y biología, junto a botánica, física, química y psicología.

En estos tres estantes están los libros que necesita, y le recomiendo este (Anatomía de Grey) para iniciarse con una buena base en primer año. Luego, puede retirar los que guste, solo los toma, me los pide y la anoto en el registro —señaló hacia el computador. — Luego tiene dos semanas para regresarlos o renovar el plazo. Recuerde no pasarse de la fecha, porque hay una pena por eso: no podrá retirar libros hasta dentro de un mes. Reglas. —añadió, de esas que seguro no le agradaban a ella.

A lo lejos unos alumnos hablaban y sonreían en una de las mesas contiguas. Le gustaba aún ver a esos grupos reunidos, tratando de conservar algo de la normalidad que se les había arrebatado. Regresó su atención a la señorita Grace a quién miró intrigado. La había conocido ya varias veces antes, recordó que era la joven del castigo, junto al Jack Hudson. Era notoria su discordia, aunque la señorita le había resultado menos agresiva en aquel entonces. Se compadeció de ella, quizá su frialdad era solo un escudo. Después de todo, Brian estaba sufriendo demasiado por ser como era y a veces deseaba ser menos allegado a sus propios sentimientos, aquellos que le carcomían por dentro. Podría aprender un poco de ella, solo si, en verdad por dentro estaba como por fuera. ¿Cómo saberlo, no? No podía preguntar, y aunque lo hiciese no obtendría respuesta alguna.

¿Puedo ayudar en algo más, Grace? —se animó a preguntar, con una leve sonrisa al final.
Publicado por Brian Downer el Miér Ago 24, 2016 9:35 am




1º aniversario:
avatar
Líder - Personal
Brian
Alone in the dark.
426
521
James McAvoy
Walking alone in an empty space.
Is there someone in the other side?
Líder - Personal
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t383-downer-brian
Los gestos del bibliotecario se endurecieron al escuchar sus palabras, la joven pudo ver como la observaba esperando que se retractara, pero solo le mantuvo la mirada para que supiera que estaba hablando en serio. Cualquier otra persona lo hubiera podido saber desde ante mano, ella no era de las que gastaban palabras en vano. La mala noticia es que el bibliotecario no dio el brazo a torcer con respecto al tema, y prácticamente le estaba obligando a que se retirara para ir al cuarto de una joven y sacara un libro sin su permiso. Grace no iba a hacer eso bajo ninguna circunstancia, en algún lugar eso debía ser denominado hurto. Además, si nadie pisaba ese cuarto por días, ni ella quería saber que podía haberse escondido dentro, ni hablar de las arañas. Un gesto de asco se manifestó en sus facciones de manera inconsciente por un segundo, lo que duro en darse cuenta y corregirlo en una sonrisa ladeada y lo siguió a dónde le indicaba.

Levantó una ceja mirando al bibliotecario. Tenía que estar bromando. Había un libro atrapado en el cuarto de una de las muertas y le venían a decir que no podía pasarse del plazo. Claro, a la Rohmer seguro no le importaba no poder retirar más libros. Hubiera lanzado un suspiro si no estuviera dedicada a hacer una buena letra.

—No, pero gracias por la información —puntualizó señalando a los libros con su dedo índice. Ya tenía el libro recomendado en sus manos sujeto con firmeza. Se demoró unos segundos antes de volver a hablar. Las razones podían ser cualquiera que uno llegara a imaginar, si bien había agradecido, algo que estaba de más dado que no la había ayudado demasiado, parecía que la oración había quedado a medio terminar.

Grace era de una familia de dinero, su madre se dedicaba a la decoración de interiores mientras que su padre trabajaba en una empresa donde se codeaba con políticos. Muchos compañeros de su antiguo instituto habían hecho pasantías en congresos y demás cosas por el estilo, la política no era del gusto de la rubia que ignoraba esos temas que siempre terminaban en pelea, pero cuando la gente iba a comer a su casa, la joven prestaba atención a las palabras. No podía ponerse a hacer una campaña con los recursos que tenía, pero sabía lo básico para que las cosas dieran resultados. Miró al bibliotecario desde la cabeza hasta los pies, preguntando si sabía él algo de política. Tomó aire antes de volver a abrir la boca, no muy segura de sí tendría resultados o acabaría arrepentida.

—Posiblemente no sea de mi incumbencia, pero creo que tiene que tener en cuenta algo, usted y las otras personas que fueron seleccionadas, el principal problema que hubo con los antiguos directores es que no hacían nada y ocultaban la verdad, ¿cierto? —preguntó retóricamente mientras se acomodaba para que el peso de su cuerpo caiga solo en una pierna. Bajo su propia consideración sus consejos valían mucho, por lo tanto, esperaba que Brian le prestara suma atención—. Si no quiere acabar como ellos o que piensen lo mismo que se pensaba de ellos tiene que ponerse en acción. No dijo que saque de la galera a uno de los muertos o uno de los desaparecidos, pero realice actividades. El bosque, sus caminos, son seguros si se va en grupo. Organicen expediciones, que los alumnos participen, que sientan que están colaborando con la causa y los vean a ustedes comprometidos. Hagan cursos de primeros auxilios, defesa personal o lo que quiera, pero mantenga a toda esta gran masa de gente con algo en la cabeza, incluso cuando es un curso de cocina para aligerar el trabajo de los cocineros. Si usted los mantiene ocupados, más tiempo tendrá para actuar y de igual manera pensaran bien de ustedes al ver que están haciendo algo y mostrando preocupación, por más que sepan que no va a rendir frutos.

Tomó una pausa para tomar aire y de paso retiró otro libro de la estantería, luego prosiguió—: Los estudiantes tenemos tiempo libre, mientras más tiempo libre les deje, más tiempo tendrán para pensar y mientras eso pase, más problemas tendrán ustedes al intentar controlar todo este problema que ya está bastante fuera de control, ¿entiende lo que digo?.
Publicado por Grace L. Edwinson el Dom Ago 28, 2016 4:46 pm




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t197-grace-edwinson-id
"Si no quiere acabar como ellos o que piensen lo mismo que se pensaba de ellos tiene que ponerse en acción."

Probablemente, aquella joven, le había leído la mente, si. Había estado pensando esto desde el día que asumió la gran responsabilidad de ser uno de las tres caras responsables de un internado de locos. Él no era un loco, pero a veces creía serlo por haber aceptado. Sino cómo explicaría su conducta cuándo saliese de allí. Si, a pesar de todos los pronóstico, creía que lo lograrían. No preguntaba demasiado a su buena fe el cómo lo harían, porque eso lo develaría paso a paso, adelantándose a los hechos lo único que ganaba eran nervios, ansiedad e incertidumbre.

Por eso, cuando Grace comenzó a hablar sobre su situación allí, le prestó atención. Grabó cada palabra en su mente, y repasó con sus ojos los movimientos y muecas de ésta. Parecía hablar honestamente, casi preocupándose por él y el resto de los presentes en el internado. Ella no era de las que se ocupaban el día pensando en ayudar a otros, lo decía y su accionar lo demostraba, pero a veces un dejo de bondad se desprendía, sin quererlo, de aquellos seres que pretendían no necesitar a nadie. Le recordaba mucho al joven Jack, tan suelto. Quizá, por eso se llevasen mal, o al menos eso recordaba él, por su gran parecido.

Cuando hubo finalizado sus consejos, Brian se apoyó levemente en una de las estanterías. Eran por demás fuertes, con buenos cimientos y un peso muy grande para soportar el cuerpo del bibliotecario. Esperó unos segundos para responder, no tenía prisa, ni tampoco un texto planeado, solamente sería sincero, porque se notaba que ella lo había sido con él.

Sabe, señorita Edwinson... Grace —se corrigió. A veces podía darse el lujo de ser menos formal y llamar por el nombre a los alumnos o profesores con los que, mal o bien, había logrado tener un mayor trato. —Todo esto que acabas de decirme, lo aprecio mucho y puedo decirte que tienes toda la razón. Es más, estos días haré algo como eso. Luego de tomar el mando —dijo, susurrando la ultima palabra. Aún se sentía incómodo con esa expresión, o cualquier relativa. —he tenido, junto a la profesora Thurkell y el joven Padmore, que leer y releer reglamentos, actualizarnos en los temas básicos de comida, luz, agua, el mantenimiento del lugar, hablar con las de limpieza, los cocineros, todos los que hacen que este internado siga en pie, milagrosamente —estiró la última palabra.

Apenas he tenido tiempo para ver más allá, pero finalmente podremos dedicarnos a eso, a contener más a los alumnos, cada uno organizando actividades relativas, grupos, clubs, aunque las clases no se hayan retomado, los clubs pueden seguir siendo la base de apoyo de muchos niños con miedo.. perdidos —miró hacia la puerta del lugar. Su mirada se escapó por ella, pensó en los pasillos que solían estar llenos de risas, el patio de entusiasmo, las aulas de trabajos. Debía traer de nuevo algún halo de esperanza, algo con lo que demostrar que se interesaban, que estaban allí para ayudar y no de adorno, como muñeco de torta. Nunca en su vida se había sentido particularmente necesitado ni útil. Por eso, reaccionaba un poco lento. Debía comenzar a ser más rápido, más expeditivo, más útil, más afable. Quería ser el hombre que muchos decían que era, pero aún no tenía el coraje para enfrentar. Sus miedos y fantasmas le atacaban el ego y la autoestima, más en el lugar donde el plan para debilitar toda clase de felicidad era el pan de cada día.

Regresó su mirada a la niña. A la joven. —Entiendo lo que dices, y lo comparto, solo que la idea de distracción no es tanto para que no piensen lo que pasa, sino para que sepan que a pesar de ello podemos seguir adelante. Todos llevamos nuestros problemas a cuestas, estemos donde estemos, la clave es saber llevarlos —miró los libros que tenía en el brazo. Los libros, los que lo habían llevado allí. Vaya ironía.
Publicado por Brian Downer el Lun Sep 05, 2016 8:10 pm




1º aniversario:
avatar
Líder - Personal
Brian
Alone in the dark.
426
521
James McAvoy
Walking alone in an empty space.
Is there someone in the other side?
Líder - Personal
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t383-downer-brian
Era increíble lo que uno podía escuchar de oído, en aquellas cenas donde lo más importante era vestirse. Recordaba esas noches con cariño, pasar horas buscando el vestido perfecto, la tarjeta habilitada para comprar todo aquello que deseara, el proceso, peinarse, vestirse, pintarse, se sentía como una princesa, por más que no fuera más que otro adorno decorando aquella habitación.

Las primeras veces, de niña, se aburría con grandeza, pero la dejaban marchar, cuando fue adulta la obligaban a quedarse y ella misma se obligaba a escuchar, pero después había dejado de hacerlo. Se pasaba la cena mandando mensajes por debajo de la cena a sus amigos que la entretenían hasta que la pasaban a buscar para ir a una fiesta. Prestaba la mínima atención cuando era necesario, pero no mucho. Su atención se vio enfocada luego de la muerte de Gregg, fue el único momento en que escuchó e incluso participó en algunas conversaciones, pero sin ser de demasiada importancia. En esas fechas, no importaba que le hablaran, lo único que bastaba era que la distrajeran de aquella desdicha. Le agradaba que eso fuera útil en la actualidad.

—Mire… —comenzó a decir tras mostrar una sonrisa que guardaba algo de dulzura y aprecio, principalmente por aquella sensación que florecía en su pecho por haber sido de ayuda. Pensó en Gregg y en la razón por las que ayudaba a las personas, debía ser por sentirse así, o no, era demasiado egoísta para él, a él le salía con naturalidad. Moviéndose unos cuantos pasos hasta una mesa cercana, dejó los libros sobre la misma y sacó su cuaderno donde estaba anotando aquellas cosas que no debía olvidar. Lo abrió en la última página y dibujo un círculo de modo que Brian pudiera verlo—. Es cuestión de organizarse si quiere pensarlo. El día tiene veinticuatro horas, ocho de las cuales se duerme. Si pone actividades por la mañana, unas dos horas, y por la tarde, un tiempo similar (de dos a cuatro horas estaría bien), puede hacer que el movimiento comience. Eso significa que, en una semana, solo tiene que pensar en catorce actividades, pero estas pueden repetirse según los gustos de los estudiantes.

Hizo una pausa para escribir algo más. En el círculo había marcado las ocho horas de sueño y las actividades, dejando el espacio en blanco donde serían las horas libres. Debajo dibujo una tabla, y levantó la mirada para explicar de qué se trataba eso.

—Hay dos tipos de actividades que pueden realizarse, unas de distracción, dibujo, música, danza, las actividades que se venían llevando a cabo realizadas por las personas que están entre los vivos. Por otro lado, tiene las actividades que pueden llegar a ser útiles para toda esta situación. Antes de que Mariana desaparezca de la enfermería, iba con ella para que me enseñara ciertas cosas, pienso estudiar medicina al salir de aquí, eran bastante útiles, pero muchos estudiantes e incluso profesores las desconocen. Lo mismo ocurre con defensa personal, cocina o supervivencia. Hay muchas cosas que algunos profesores o personal de enfermería y cocina pueden enseñar. Cómo alimentarnos con algo básico, qué hacer si alguien se rompe una pierna. Incluso por las mañanas puede haber actividades para que todos se puedan poner en forma —propuso anotando con velocidad, y una caligrafía circular, todos los temas de una manera resumida (primeros aux, cocina, defensa, entrenamiento). Al terminar de escribir le tendió la hoja al mayor—. Es cuestión de organizarse, no tienen que ser cosas muy grandes, pero mientras sea algo será bien recibido, más si muestra interés en que los estudiantes participen. La mayoría de los adultos tienden a apartarnos porque somos muy pequeños para… pero estamos aquí todos, y saber puede salvar una vida. Y como consejo final, le recomendaría que se apure, algunos estudiantes se cansaran de dormir y comenzarán a caminar por las noches y, buena suerte con eso.

Otra sonrisa. La joven podía ser bien desastrosa con los estudios, pero era porque no le interesaban, cuando algo le importaba era capaz de sincronizar los relojes. Le gustaba tener un plan de acción, armar horarios era algo que había aprendido en su año como capitana de las porristas. La organización siempre sería la clave del éxito y evitaría que las personas se desvelen tratando de resolver un problema.

Grace hizo una mueca, como si fuera a seguir hablando, pero luego se cayó, no estaba segura de cómo tomaría el bibliotecario que le recomendaran delegar tareas, pero cada grupo de personal tenía un líder, conserje, cocinero en jefe o como se llamaran. Ellos deberían encargarse de su área, consultar cuando las cosas estuvieran dudosas, entonces los líderes tendrían menos preocupaciones. Claro que al delegar puede que haya errores, y no es del gusto de las personas obsesas por tener todo bajo su mirada, pero era la mejor solución, más cuando había tantas cosas por hacer.

—Escribir ayuda, es mejor ver un problema cuando está sobre papel —le tendió la hoja para que la conservara.
Publicado por Grace L. Edwinson el Jue Sep 08, 2016 1:26 am




We’ve been lied to by the liars, we’ve been sold what we can buy. In our hearts there’s a fire, you can see it in our eyes.
avatar
séptimo curso
Grace
164
258
katherin mcnamara
And there will come a time, you'll see, with no more tears. And love will not break your heart, but dismiss your fears.
séptimo curso
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t197-grace-edwinson-id
Paseó sus ojos por los movimientos delicados de la joven, como quien admiraba algo por primera vez, con extrema cautela y mucha curiosidad. Había oído alumnos quejarse por el carácter de la jovencita delante suyo y él mismo recordaba quien era en el pasado y hasta hace unos minutos donde podía llevarse al mundo cargado en un bolso. Y ahora, tan amable y sonriente, dispuesta a ayudarlo a él y al internado donde simulaba no importarle mucho nadie. Se preguntó por qué se había topado allí con tantas actitudes símiles, y si era el único escudo que algunos podían encontrar dentro de si.

Agarró la hoja y la inspeccionó un poco más, sonriendo, sin poder evitarlo. Tampoco pretendía hacerlo, agradecía la ayuda honestamente.

Es cierto que sobre papel las ideas parecen tomar más forma —volteó a verla, hablando relajado, pensando aún en todo lo que tenía delante. —Hace mucho me pregunto qué hacer y qué no, si las decisiones ayudarán o nos llevarán a un peor rumbo, pero... varios son ya los que se muestran inquietos, con ganas de retomar clases no por olvidarse de las personas y los problemas... —hizo una pausa, para mirar a lo lejos, una ventana y vede detrás. — ... está en la naturaleza humana, no podemos estar sin hacer algo o nos volveríamos más loco de lo que ya estamos —le sonrió, y dobló la hoja al medio y luego en un cuarto. La introdujo en su bolsillo trasero e hizo un saludo a la joven con la cabeza.

Gracias por la ayuda, señorita Grace, realmente ha sido un gran empuje para proseguir con lo que estaba planeando junto al resto de los líderes y profesores. Si necesita algo, un libro o un consejo, estaré por aquí, como siempre —la miró a los ojos de forma sostenida mientras se despedía para volver al escritorio donde un pequeño alumno de primero preguntaba por un libro de cuentos.

Durante la guerra, la vida debía continuar, ¿no?
Publicado por Brian Downer el Jue Sep 22, 2016 12:12 pm




1º aniversario:
avatar
Líder - Personal
Brian
Alone in the dark.
426
521
James McAvoy
Walking alone in an empty space.
Is there someone in the other side?
Líder - Personal
Ver perfil de usuario http://whispersinthedark.forosactivos.net/t383-downer-brian
Publicado por Contenido patrocinado

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba


 
Permisos de este foro:

No puedes responder a temas en este foro.